Desde el año 2009, la Marcha por el Reconocimiento de las Diversidades Sexuales e Identidades de Género, llamada ahora “Marcha de la Independencia y las Diversidades”, ha sido una excusa para que activistas y colectivos de la ciudad de Cartagena se reúnan y salgan a las calles en el marco de las Fiestas de Independencia de la ciudad, como una forma de reivindicación de derechos.

Lea también: 5 Canciones de reggaetón feminista

FB_IMG_1479737392585

Foto: Christian Howard, cortesía Calle Shortbus.

La Marcha se ha configurado en un espacio para la puesta en escena de todas las formas que adquiere la diversidad. Colores que van por las calles, gritándole al pueblo, que existen otras formas de ser y que esas formas también son social y políticamente válidas.

Pero este tono periodístico no es para este texto. Ya los medios reseñaron la Marcha. Lo que pretendo es contar mi experiencia de lo que fue este año el desfile, desde mi participación como asistente y como parte de uno de los colectivos organizadores, Calleshortbus.

Calleshortbus es una corporación interesada en generar espacios, acciones y políticas de reconocimiento para la población LGBT de Cartagena. Este año, el colectivo se hizo presente en la marcha, llevando a cabo el diseño y la confección de un bus colorido que nos representara como organización y que también narrara un poco nuestra historia. Quienes nos conocen saben que hemos sido así: el pequeño bus al que han llegado distintas personas, con sus propios afanes e inquietudes, algunos se han quedado, otros se han bajado por distintos motivos, pero el bus sigue.

FB_IMG_1479737413675

Foto: Christián Howard, cortesía Calle Shortbus.

Todo comenzó con la idea de Zhai, integrante del colectivo, y esa idea motivó al resto. Luego vino el trabajo colaborativo y solidario. No, no fue cosa de un día.  Nos tomamos la casa de Zhai y en ella se empezó a armar el proyecto. El Shortbus fue tomando forma. Los cartones, los colores, los tubos para armar el esqueleto. Cada unx ayudando en lo que podía, un pincelazo, una sugerencia, sostener el cartón. Hormigas empeñadas en llevar a buen término su plan. Las manos de DeivisHéctor y Jean PaulHoward y sus despreocupados y largos brochazos.  Danilo y su trabajo en el sostén de la estructura de cartón. Gian Carlos y sus ideas. MeriñoJose y La Mary con su apoyo. Así estuvimos, como hormigas cargando pequeñas hojas para armar su casa.

Lea también: El lugar más feliz de Cartagena

El sábado 12 de noviembre a las 7 de la noche, en el Pedregal, la gente se dio al encuentro. Las carrozas, los colectivos, las chicas Trans, la reina de la diversidad y el Shortbus. Cada quien encontrando su espacio, su lugar en el recorrido, su momento de luz. Nunca imaginamos que un bus tan pequeño, hecho de cartón y tubos, se convertiría en una de las apuestas más creativas de la marcha. Iba en medio de la gente, con su estela de colores, con lxs amigxs de siempre y lxs nuevxs, detrás, gritando que la diversidad estaba presente.

Luego de varios años alejados de las filas de la marcha de noviembre por razones políticas e ideológicas, Calleshortbus volvió a salir a las calles en estas fiestas y lo hizo de la mejor forma. Invitando a todos a subirse al bus que lleva consigo a lxs otrxs, esos que la sociedad mira con sospecha, quizás de soslayo. Un bus en el que es posible ser, en el que las diferencias pasan a un segundo plano, porque la humanidad es lo que importa.

A pesar de la oscuridad, de los problemas de inseguridad que se hicieron evidentes, de la lluvia que amenazaba, la 8va Marcha se llevó a cabo y podemos decir que fuimos parte activa de elloQue transitamos las calles del Centro y Getsemaní con la convicción de estar reclamando una ciudad más amable, una ciudad que reconozca la otredad. Narrándonos desde lo festivo, porque como dice algún teórico, en el carnaval se da el encuentro de los distintos sectores de la sociedad. Y la población LGBT es parte de esa sociedad que transita por las calles de la ciudad.

FB_IMG_1479737408496

Foto: Christián Howard, cortesía Calle Shortbus.

Share