Ya sabemos que si por algo se reconoce a la mayor parte de las canciones de reggaetón es por sus letras sexistas y en algunos casos ofensivas hacia las mujeres. En medio de beats pegajosos y voces autotuneadas, el reggaetón suele referirse a las mujeres como a un simple objeto de deseo, el cual no tiene voluntad y debe someterse a ser poseído por las ansias sexuales del cantante de turno.

Lea también: Disclosure: el pop después del pop

Dentro del reggaetón, lo común son los “papichulos” que se la pasan “agarrando” en la discoteca y que parecieran no tener palabras más que para referirse a los culos de las mujeres y a lo que piensan hacer con sus cuerpos.  Y eso que piensan hacer, según los Nicky Jams, los Daddy Yankees y sus coleas, es algo a lo que las mujeres deben someterse sin oponer resistencia, porque su opinión no cuenta.

En general, el reggaetón vende una cultura de macho alfa cachondo, que sólo quiere estar rodeado de “nenas” que muevan el culo, que no pidan dinero, que no se enamoren, porque ellos sólo quieren revolcarse con ellas y luego olvidarlas. Además, que esas “nenas” traigan a otras “nenas” bien buenas y que preferiblemente estén depiladas de los pies hasta el cuello.

ivy-queen reggaeton feminista

Ivy Queen: “¡Mujeres, a la disco a perrear!”

A pesar del panorama antes descrito, de vez en cuando el reggaetón ofrece una que otra canción en la que la figura de la mujer pasa de ser un simple objeto a un sujeto libre, capaz de decidir, que juega un papel de igual a igual dentro de la dinámica del cortejo, que decide cuándo quiere perrear, cuándo no, con quién sí y con quién no.

Lea también: Una nota desde el escritorio de una adulta recién nacida

No son muchas las canciones de reggaetón que cumplan con estas características, pero de que las hay las hay. Para la muestra, reseñamos estos cinco temas que nos atreveríamos a catalogar como exponentes feministas dentro del llamado género urbano, al darle, en cierta medida, voz a las mujeres o describir personajes femeninos dentro de un contexto de igualdad y respeto. 

1- Se Revelo – Lui-G 21 Plus

Dejando de la lado el garrafal error ortográfico del título de la canción (situación no poco usual dentro del reggaetón, recuerden el “Ay vamos” de Jay Balvin), en “Se reveló” conocemos la historia de una mujer que se cansó de ser la esclava de su pareja, de estar “limpia, lava, plancha, cocina, peor que un esclava, una mesera sin propina, que no sale ni a la esquina”. La protagonista de este tema decide rebelarse y convertirse en lo que el cantante califica como un “fenómeno”. Es decir, una mujer fuera de lo común, al menos dentro de esas a las que usualmente se refiere el reggaetón. Esta mujer decide dejar al marido, llevarse los hijos y ahora “ya no lava ni cocina, todo el día bronceándose en la piscina. Tiene nuevas amigas y si bien te fijas, en la mano izquierda no tiene esa sortija, cambio el delantal por una falda corta, te odia y no te soporta”. ¿Cómo no celebrar a una mujer que finalmente decide ponerle fin a una situación de abuso doméstico?

Plan B – Fanática Sensual

Si bien esta canción maneja un tono que podría calificarse como sexualmente gráfico, a su vez describe una situación de juego erótico en el que cada una de las partes se reconoce como un sujeto sexual, libre, capaz de decidir hasta dónde llevar la dinámica del cachondeo; en este caso, una sesión de sexting en la que hombre y mujer intercambian fotos sensuales. “Fanática sensual” describe a una mujer dueña de su cuerpo, de su sexualidad, que no vive sometida a la aprobación de la mirada de su pareja y que interviene dentro del juego erótico sentando los términos dentro de los cuales se da el cortejo. Sí, ella manda y recibe fotos calientes, pero no promete nada, se goza el juego erótico sin que eso quiera decir que le entregue derecho a su pareja para decidir sobre su cuerpo.

No Quiere Novio – Ñejo

El coro de esta canción podría ser considerado una especie de himno feminista: “Ella no quiere novio, quiere vacilar na’ mas, No quiere a nadie que le esté diciendo na’, Ningún bobo que le venga hablando pendejá, Ella no tiene que explicarle a nadie pa’ donde va”. Quizá exageramos un poco con lo himno feminista, sin embargo es evidente que se la canción muestra a una mujer liberada, cero sometida, dueña de su vida sexual y sentimental, una mujer que considera que puede tener tantas parejas como desee sin que eso signifique que deba ser catalogada como una puta. Simplemente se trata de una mujer que sabe cuándo, cómo y con quién quiere irse a la cama, que no quiere someterse a las reglas sociales de una relación formal, que es independiente y nada interesada. Ñejo describe a una mujer que acepta el cortejo de un hombre y sus invitaciones, sin que ello signifique que se ha ganado el derecho a tocarla.

Chantaje – Shakira ft. Maluma

En su colaboración musical junto a Maluma, Shakira describe a una mujer que en una relación de pareja pone las reglas, que no se somete a las ataduras que quieren imponerle, porque como ella misma lo dice: “Conmigo ves, nunca se sabe, un día digo que no y otro que sí”. La mujer descrita en Chantaje tiene muy clara la forma en la que desea llevar sus relaciones, pese a los ruegos y exigencias un hombre que quiere que ella le sea fiel, que siente cabeza, que le pertenezca, que mueva las caderas sólo para él, que no lo “manipule” con sus encantos. La mujer de Chantaje va libre como el aire porque “No soy de ti ni de nadie”. Esta canción refleja la manera de pensar de muchas mujeres que han superado el qué dirán ante el hecho de no contar con una pareja estable, mujeres que no ven en tener a un hombre al lado como un sinónimo de validación social y que sólo pretenden vivir la vida según sus propias reglas.

Ivy Queen – Pa la cama voy

Y así llegamos a la canción de reggaetón feminista por excelencia. Interpretada por la autodenominada “potra, perra, caballota” del género urbano. En Pa la cama voy, Ivy Queen, en la época en la que el reggaetón era un género casi que cien por ciento interpretado por hombres, se atrevió a alzar la voz para decir: “Yo soy la que mando, soy la que decide cuándo vamos al mambo”. La anterior es una frase que refleja un discurso contundente: En la discoteca, una mujer puede perrear a gusto, pegarse a su pareja, sudar y rozar el cuerpo, sin que eso quiera decir que ha accedido a irse a la cama con su compañero de baile. Para Ivy Queen, una mujer puede mover el trasero en la discoteca todo lo que quiera, sin que eso la catalogue como una mujer fácil. Los hombres no deben creerse con ningún derecho sobre su cuerpo. Esta canción es el epitome del feminismo en el reggaetón, al defender el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo, el derecho a bailar de manera sensual tanto como quiera, a provocar y dejarse provocar eróticamente en el espacio de un baile, pero porque ella quiere pasarla bien, no porque esté accediendo a algo más allá. Ivy le ha legado al reggaetón uno de sus versos más feministas: “Mujeres, pa la disco a perrear, pero que él no se crea que puede jugar”. Así que ya saben, mujeres, a sudar y suspirar al ritmo del trá, pero pa la cama, si no lo quieren, na na na.

¿Qué otra canción podría hacer parte de esta selección de reggaetón feminista? Cuéntennos su lista de girl power urbano en los comentarios. 

 

 

Share