En 2005, Shakira lanzó el sencillo “La Tortura”, en colaboración con el cantante Alejandro Sanz. Con este tema, la barranquillera sorprendió al mundo, al atreverse a fusionar el pop con el género musical que en aquel entonces se abría campo a pasos agigantados en el mercado musical: el reguetón. Justo en 2004, “La Gasolina” de Daddy Yankee, había logrado gran notoriedad, posicionándose incluso en la casilla #32 del Billboard Hot 100, abriendo paso hacia la fama internacional del género urbano. Con “La Tortura”, Shakira batió varios récords comerciales y marcó varios momentos importantes para la música de habla hispana. “La Tortura” fue la primera canción en español interpretada en vivo en los Mtv Video Music Awards, así mismo, la canción completamente español que más alto había llegado en el Billboard Hot 100 (#23), además, se convirtió en uno de los sencillos en español más vendidos de la primera década del siglo XXI.

Shakira-nicky-jam-El-Dorado-party-2017-billboard-1548

Shakira y Nicky Jam

En 2006, Shakira lanza el tema “Hips don´t lie”, en el que colabora con el cantante estadounidense de origen haitiano Wyclef Jean. Esta canción, que a la fecha conserva el récord como el sencillo más vendido del siglo XXI, también presentaba una fusión musical de pop y reguetón, además de cumbia y otros géneros del Caribe. “Hips Don’t Lie” fue la canción más sonada en las radios norteamericanas en toda su historia, precedida por “Hollaback Girl”, de Gwen Stefani y luego superada por “Umbrella”, de Rihanna. El tema también sirvió para que Shakira se presentara en vivo en la clausura del mundial de fútbol en Alemania 2006. Hasta la fecha, “Hips don´t lie” registra más de diez millones de copias vendidas, siendo el sencillo más vendedor del 2006, y uno de los más vendidos en la historia de la música.

En su álbum Sale el Sol, Shakira incluyó la canción “Gordita”, una colaboración con Residente, cantante de la banda Calle 13, la cual consiste en una fusión de pop, reguetón, cumbia villera y sonidos electrónicos. El tema fue interpretado durante la gira de conciertos de Shakira que lleva el mismo nombre del álbum, así como también en las presentaciones en vivo de la colombiana en festivales como Rock en Río en Brasil y Madrid y en el Glastonbury en Inglaterra.

shakira y residente gordita

Shakira y René “Residente” de Calle 13

Para su más reciente producción, El Dorado, Shakira ha incluido varias canciones en las que retoma el reguetón. Por un lado, Chantaje, a dúo con el colombiano Maluma. La canción que fue uno de los hits indiscutibles de 2016, su video en YouTube ya superó los mil millones de reproducciones y figuró en el Billboard Hot 100 en la posición #51. Así mismo, El Dorado presenta “Perro Fiel”, a dúo con Nicky Jam, que desde ya se proyecta como una de las canciones más pegadas y que más alto llegará en las listas para este 2017. También contienen elementos de reguetón el primer sencillo oficial de El Dorado, “Me enamoré” y “La Bicicleta”, otra de las canciones más escuchadas del 2016 que, si bien tiene como base una fusión de pop y vallenato, también incluye el patrón rítmico del reguetón. Además, El Dorado incluye la canción “Trap”, también a dueto con Maluma, en la que Shakira hace su primera experimentación con este género.

Cada vez que Shakira lanza una canción con influencia de reguetón, una parte de su público se muestra inconforme, alegando que resulta demasiado salido del estilo pop-rock de sus primeros discos. Un comentario que, por supuesto, también tiene que ver con la resistencia que mucha gente opone hacia el reguetón, por considerarlo un género musical menor, demasiado “arrabalero”, básico musicalmente y con contenidos líricos que denigran a la mujer. Sin embargo, es necesario destacar que antes de que Shakira incursionara en el reguetón, la única voz femenina que se había escuchado con repercusión comercial dentro de este género había sido Ivy Queen. Se confirma entonces lo interesante que resulta que otra mujer, en este caso una de las cantantes pop más importantes del mundo, alce la voz dentro de un género mayormente ejecutado por hombres.

La_Tortura_(video)

Shakira y Alejandro Sanz en el video de La Tortura

En su momento, “La Tortura” resultó un experimento exitoso, no sólo a nivel musical, al fusionar el reguetón con acordeón y guitarra española, también por la temática de la letra, que mostraba a una mujer con un carácter fuerte, capaz de superar la infidelidad de su pareja, declarándole que no lloraría más por él. Lo anterior era refrescante no sólo dentro de las temáticas del reguetón, también dentro del panorama lírico del pop latino, en el que la mujer suele representarse como un ser sufrido y abnegado en una relación de pareja (“a otro perro con ese hueso y nos decimos adiós… yo no voy a llorar por ti”).

Por el lado de “Hips don´t lie”, por cuenta de Shakira, la mujer tiene voz en la dinámica del cortejo que tanto describe el reguetón, en el que suele escucharse únicamente la voluntad y el punto de vista del hombre que ve a la mujer como un objeto. En “Hips don´t lie”, Shakira plantea un cortejo de igual a igual, es decir, un cortejo en el que la mujer pasa de ser objeto a sujeto en la dinámica de la seducción. Wyclef Jean representa al hombre que seduce, que alaba el físico de la mujer y quiere tener algo con ella (“ella es tan sexy, la fantasía de todo hombre”); Shakira representa a una mujer dueña de su cuerpo, capaz de decidir libremente si quiere acceder o no a los galanteos del hombre (“sé sabio y sigue leyendo las señales de mi cuerpo”).

Esta voz femenina libre, capaz y determinada, es la que ha seguido usando Shakira a lo largo de sus incursiones en el reguetón. En “Chantaje” se describe a una mujer que lleva totalmente las riendas de una relación que ni siquiera desea tomar en serio (“conmigo ves, nunca se sabe, un día digo que no y otro que sí”), pese a los ruegos y al deseo del hombre, quien le exige que se decida a estar exclusivamente con él (“sabes manipularme bien con tus caderas, no sé por qué me tienes en lista de espera”). En “Perro fiel”, Shakira interpreta a una mujer que decide tomarse su tiempo a la hora de acceder físicamente a los galanteos y propuestas amorosas del hombre, interpretado por Nicky Jam (“quiero saber cuánto me vas a insistir, y hasta donde llegarías por mí”). Shakira le dice que debe demostrarle en realidad cuáles son sus intenciones con ella antes de dar un sí y además le describe pormenorizadamente qué es lo que ella está buscando (“yo no pido nada extraordinario, solo un hombre de verdad, que se tire por mí al barro, que cambie las bombillas y hasta que me lave el carro”).

Shakira Chantaje Maluma

En Trap, a dúo con Maluma, Shakira lleva al extremo la voz que una mujer puede levantar dentro de géneros interpretados casi que netamente por hombres. Ya sabemos que el trap es un género medio hermano del reguetón, donde el contenido sexual de las letras se lleva a un nivel explícito. Si el reguetón es un género eminentemente masculino, el trap lo es más. Entonces Shakira irrumpe en la escena del trap con letras que desafían los clichés de ese género, condensando el tono lírico de la canción dentro del ámbito sensual, dándose el lujo de decir cosas como “quiere que se lo haga en diferentes partes, pero estoy cansada de desilusiones, no quiero saber de un rompe corazones”. Esto último es interesante y refrescante para un género como el trap, en el que hasta ahora sólo hemos escuchado a los hombres describiendo de manera pornográfica la forma en la que acceden al cuerpo de las mujeres, sin que nos enteremos de cómo se sienten sus parejas al ser retratadas de esa manera. Shakira entonces incursiona en el trap para hacer que la voz de la mujer se vuelva protagonista, diciendo, mi cuerpo es mío y yo decido cuándo y con quién me voy a la cama. Además, Shakira deja claro que, como mujer, sumado al buen desempeño sexual del hombre, espera que éste se atreva a demostrar sentimientos, porque no está dispuesta a ser una más en su lista (“hace mucho tiempo no creo en los hombres y no necesito este mal de amores”). En este “trap”, a diferencia de otros en los que sus intérpretes parecen obtener de las mujeres todo lo que les piden, Shakira deja a Maluma con las ganas.

Lea también: 5 canciones de reggaetón feminista

Es indudable que el estatus comercial del cual goza hoy día el reguetón se debe en gran parte a la visibilidad que este género logró a través de las experimentaciones de Shakira y el éxito comercial que obtuvo con ellas. No existiría el reguetón apopado que hacen artistas como Mike Bahía, Piso 21 o Alkilados, de no ser por “La Tortura”, canción responsable de fijar las bases de un reguetón como el que escuchamos actualmente, más acústico en la instrumentación y más melódico en el canto. Así mismo, la artista pop pionera en apropiarse del reguetón fue Shakira, marcando la pauta de lo que actualmente hacen la mayoría de artistas pop latinos para mantener relevancia comercial y que tiene en estos momentos a una canción como “Despacito” de Luís Fonsi y Daddy Yankee, como #1 del Billboard Hot 100, en colaboración con Justin Bieber.

Entonces es válido afirmar que el aporte de Shakira al reguetón es innegable, no sólo porque ha servido para guiar la evolución musical del género, que ha subido sus niveles de producción, con propuestas musicales cada vez más complejas; también porque gracias a las incursiones de la colombiana en el reguetón, éste ha ampliado sus contenidos, modulando el machismo, al punto de tenerlo hoy viviendo el momento más “romántico” de su historia. En lugar de escandalizarse o criticar negativamente a Shakira por incursionar en el reguetón, es necesario que se observe la fotografía más amplia. Sus experimentos musicales funcionan como un catalizador que contribuye a que el público, a nivel internacional, entienda que el valor cultural del reguetón no está por debajo de otros géneros nacidos en el Caribe.

Lea también: 

Las 10 letras más inteligentes de Shakira

Share