Pay per view era un canal estadounidense que, como su nombre lo indica, se dedicaba a emitir contenidos a la carta a cambio de un pago efectuado por el suscriptor. Sin embargo, por allá en los años 1997 y 1998, este canal llegó a muchos hogares cartageneros a través de los servicios de televisión por cable, que en aquel entonces llamábamos “la parabólica”. Las empresas que prestaban este servicio, al parecer, no se amarraban del todo al cumplimiento de la normas de t.v. paga y nos hacían llegar los contenidos de este canal sin tener que sacar un solo peso del bolsillo, adicional al pago mensual.

(Lea también: ¿Conoces a BoJack Horseman?)

Pay per view repetía maratónicamente las películas y los eventos de su parrilla, de manera que era posible que daca vez que encendieras el televisor, estuvieran dando la misma película. Y, bueno, ya sabemos cómo ha sido siempre con la televisión por cable, puedes tener 100 o 1000 canales, pero igual terminas viendo lo mismo.

Y sí que veíamos las mismas películas una y otra vez por cuenta de Pay per view. Unas mejores que otras, pero al final suficientes para distraernos cualquier día, a cualquier hora, en una época en la que la que la televisión era la reina de la casa.

(Lea también: 5 recomendaciones literarias que nos deja Julieta de Almodóvar)

Esta es la lista de las películas que todo millenial cartagenero con tv por cable se vio y repitió hasta, en muchos casos, aprenderse de memoria los diálogos. Pelis que sin duda hacen parte de las nostalgias de esa generación y cuya influencia es notable en la manera en la que hoy en día consumimos televisión a través de servicios de streaming.

  1. El quinto elemento

películas El Quinto elemento

La vimos tanto, que hasta nos aprendimos los pasos de baile y la canción de Diva Plagalaguna. Nos adelantábamos a Lilu cuando iba a presentar su identificación en el aeropuerto, “Lilu Dallas Multipase”. Muchas personas usaban el “pzzz” de Rubi para espantar a alguien. Todos sufríamos con él cuando salía disparado en el carrito del catering tras la explosión de la bomba que no lograba desactivar Corven Dallas. La gritadera de Rubi incluso después de que la explosión había pasado nos hacía reír cada vez.

  1. Contracara

películas Contracara

La escena de la cirugía del cambio de rostro nos sorprendía siempre, nos hacía pensar que si eso era posible, cualquier cosa lo era. Papá John Travolta les enseñó a las adolescentes de la época que la mejor forma de defenderse de un abusador era darle una puñalada en muslo, ah, y darle vuelta al cuchillo, “para que no cierre”. Y bueno, la escena del tiroteo final es “la escena del tiroteo final”, con ese alboroto de palomas en la iglesia que parecía que iban a salirse del televisor.

  1. Space Jam

Spece Jam

¿Cuántas veces vimos Space Jam? ¿10, 20, 30 veces? Y sin embargo aquel partido de basquetbol en el que se enfrentaban los Loony Toons con Michael Jordan, contra el equipo de los malvados marcianos inflados con esteroides, era siempre emocionante. Esa última canasta con el brazo estirado de Jordan la celebrábamos como al mejor golazo.

  1. Mars Attacks!

Mars Atackk

Su desempeño en taquilla cuando se estrenó en cine no fue el éxito que se esperaba. Tim Burton dirigiendo a aquella multitud de estrellas, entre las que se contaban Jack Nicholson, Pierce Brosnan y Glenn Close, no fueron suficientes para vender boletas en el cine. Pero sí para tenernos pegados al televisor cada vez que los hombrecitos cabezones y huesudos de marte aterrizaban en nuestras pantallas para tratar de apoderarse de la Tierra.

  1. El club de las divorciadas

El club de las divorciadas

Si usted terminó aprendiéndose la canción del final, con la que las tres protagonistas celebran el triunfo sobre sus ex maridos, entonces sí, usted vio muchas veces esta película. You don´t owe me…”

  1. Gattaca

Gattaca

No podíamos dejar de verla. Era misteriosa, oscura, futurista, y seductora hasta más no poder, cada vez que notábamos la tensión entre Uma Thurman e Ethan Hawke. ¿Quién no temió por la suerte de Ethan cuando casi se dan cuenta que era un impostor, infiltrado en Gattaca, por culpa del examen de orina?

  1. Men in Black

Men in black

“¿Sabes cuál es la diferencia entre tu y yo?”, le decía Will Smith a Tommy Lee Jones. Y nosotros respondíamos de memoria y a coro con Will: “yo hago que este traje se vea bien”. ¿Existirá en la vida real aquel aparato que disparaba un flash y le borraba los recuerdos a las personas? ¿Al fin y al cabo qué, Elvis Presley murió o en realidad sólo volvió a su planeta?

  1. Batman y Robin

Batman Robin Poison Ivy

Muchos la recuerdan como una de las más flojas en la saga de Batman de los 90, pero cada vez que la pasaban en Pay per view, ahí mismo se quedaba quieto el control del televisor. Uma Thurman en el papel de Hiedra Venenosa lo era todo en esta película.

  1. Mentiroso Mentiroso

Mentiroso Mentiroso Jim Carrey

Esta era una de esas comedias que no dejaban de hacerte reír por más veces que la vieras. Jim Carrey valía cada mueca, cada gesto, cada contorsión, cada cambio en la voz y, por supuesto, cada persecución huyendo de ¡La Garra!

  1. Sé lo que hicieron el verano pasado

Sé lo que hicieron el verano pasado

Ya sabíamos qué habían hecho Jennifer Love Hewitt y Freddie Prinze Jr. el verano pasado, pero aún así queríamos que nos lo contaran una y otra vez. Todo un clásico del cine de terror de finales de los noventa, que se dedicó a volarle la cabeza a más de un actor adolescente.

  1. Un día muy especial

One fine day Michel Pfeiffer George clooney

George Clooney y Michel Pfeiffer, ¿necesitamos decir más? No era la comedia romántica más romántica, ni las más comedia, pero aguantaba invertirle de vez en cuando su hora y media a las aventuras de este par de padres solteros.

  1. Matilda

Matilda

Todos queríamos tener los poderes de Matilda. Ninguno quería tener una familia como la de Matilda. La maestra Troncha Toro obligando al compañerito gordo de Matilda a comer ese gigantesco pastel de chocolate sigue siendo uno de los duelos más épicos del cine.

Share