Con la llegada de la era informática, gran parte del entretenimiento que se conseguía sólo en formatos físicos, pasaron a ser de fácil acceso y en grandes cantidades, para cualquiera con una computadora y una conexión a Internet. Entre las categorías de entretenimiento cuyo consumo se ha disparado a partir de la era virtual se encuentra la pornografía, llegando, en ocasiones, al abuso.

internet is for

La adicción a la pornografía se caracteriza como un fenómeno del cerebro marcado por el uso compulsivo de la pornografía, que resulta difícil de detener a pesar de las consecuencias negativas y que a menudo empeora con el tiempo. Varios estudios (Universidad de TorontoMDPI Ciencias del comportamiento) resaltan las consecuencias del uso y abuso de la pornografía para satisfacer los deseos sexuales, sobretodo en adolescentes.

Hasta la fecha, la comunidad psicológica estadounidense aún no ha reconocido oficialmente la adicción al porno como un trastorno. Sin embargo, la cantidad de pruebas científicas y miles de historias personales de la comunidad de NoFap en el foro de Reddit, nos lleva a concluir que la disponibilidad sin precedentes de la pornografía en la era de Internet ha dado como resultado un problema innegable, destructivo para los individuos y, en consecuencia, para la sociedad como un todo.

¿Por qué ocurre?

Investigaciones científicas caracterizan tanto la adicción por una sustancia como por un comportamiento, como desórdenes que involucran al sistema de recompensa del cerebro. El sistema de recompensas es un grupo de estructuras neuronales que nos ayudan a aprender de nuestro entorno, reforzando las respuestas conductuales a ciertos estímulos. Estas estructuras incluyen circuitos de caminos neurales que, a lo largo del curso largo de la evolución, se desarrollan para activarse cuando buscamos cosas que nos benefician.

Cuando nos encontramos con estímulos beneficiosos, nuestro sistema de recompensa nos da sentimientos placenteros, liberando productos químicos fabricados en el cerebro llamados neurotransmisores. Y como queremos más de estos buenos sentimientos, buscamos más de los estímulos. Cuando encontramos los estímulos, el ciclo vuelve a empezar. Este proceso es fundamental para aprender cómo interactuar con nuestro entorno y buscar comportamientos que son buenos para nuestra supervivencia y la supervivencia de nuestra especie. Comportamientos como comer, tener relaciones sexuales y pasar tiempo con las personas que nos agradan.

La adicción es un trastorno de este sistema de recompensas, y como el sistema de recompensas consiste en aprender, los investigadores han llamado a la adicción una especie de “aprendizaje patológico”. Aprendemos a anhelar cosas en cantidades que exceden lo saludable, hasta el punto en que se generan comportamientos que son perjudiciales, en lugar de beneficiosos para la supervivencia. Por lo tanto, el problema que llamamos adicción a la pornografía es un fenómeno que se desarrolla cuando el sistema de recompensa se distorsiona de tal manera que, patológicamente, se aprende a “necesitar” la pornografía.

internet is for

¿Qué consecuencias tiene?

Según los estudios de la MDPI y el Instituto superior de psicología aplicada (ISPA), uno de los efectos más notorios de la adicción a la pornografía se manifiesta cuando un adicto se encuentra en una situación sexual real. El atractivo de una pareja sexual real apenas registra una respuesta libidinosa, lo que lleva al denominado DEIP: Disfunción Eréctil Inducida por la Pornografía.

Tener un encuentro sexual debido a DEIP puede ser una experiencia trágica, especialmente para jóvenes y adolescentes que están empezando a familiarizarse con las dimensiones sexuales de sus vidas e identidades. El número de hombres jóvenes que experimentan disfunción eréctil habría sido impensable en décadas pasadas antes de que Internet hiciera que el porno estuviera tan disponible. Los estudios muestran entre un aumento de 600% y 3000% en la disfunción eréctil entre los hombres jóvenes desde la aparición de la pornografía en Internet.

Otros dos efectos físicos prevalentes entre los informes de los adictos al porno son la Eyaculación Retardada y la Desensibilización Genital. La Eyaculación Retardada (ER) es un problema donde un hombre puede ser capaz de lograr una erección, mientras le resulta difícil o imposible alcanzar el clímax sexual, lo que a su vez puede conducir a la frustración durante el sexo. Aunque el fenómeno de la ER está bien documentado como un efecto secundario de los trastornos de ansiedad o el uso de ciertos medicamentos, no ha sido bien estudiado entre los adictos al porno y sus causas no están claras.

En teoría, en el caso de la adicción a la pornografía, la ER tiene las mismas causas subyacentes que la DEIP. Sin embargo, también puede estar parcialmente relacionado con el fenómeno de la Desensibilización Genital reportado por muchos adictos al porno. La Desensibilización Genital parece ser un entumecimiento temporal causada por el exceso de estimulación de los nervios de los genitales durante la masturbación. Esto parece acostumbrar a los genitales a una intensidad de la sensación que el coito es incapaz de emparejar, llevando a la frustración y a la insatisfacción al tener sexo con una pareja.

Lea también:

¿Cómo te afecta el pasado sexual de tu pareja?

Share